“Por el miedo a equivocarnos”

Título algo extraño para el primer post después del verano, y también un extraño texto, que no sigue ningún patrón en particular: se trata de otro de esos posts que simplemente dejan espacio para aquello que la mente quiera dejar escapa. Así pues…

Hoy tengo en mente una canción que conocí este verano, y que no me canso de escuchar por más veces que suena en el IPod; se trata de esta misma, “Por el miedo a equivocarnos” de Maldita Nerea…

Eramos distintos, imposibles
y el futuro menos claro
Entender bien lo que dices
me hace sentirme tan raro.
Empieza todo a hacerse triste,
a quedar del otro lado.
Tu tambien lo prometiste
Fuimos dos equivocados,
equivocados.

Y ahora este sitio esta lleno
de noches sin arte
de abrazos vacios
de mundos aparte
de hielo en los ojos
de miedo a encontrarse
de huecos, de rotos, de ganas de odiarse
ya lo llevo sintiendo, me quedo sin aire
el cielo ha caido, se muere, se parte
Solo es un infierno sostenido.
Solo es un esfuerzo relativo.

Yo no pido casi nada
que se pierdan mis sentidos
y se nuble tu mirada.
Pero el miedo nos consigue.
Se hace grande en estas manos.
Mal recuerdo nos persigue.
Fuimos dos equivocados,
equivocados.

Me voy, me voy
Porque este sitio esta lleno
de noches sin arte
de abrazos vacios
de mundos aparte
de hielo en los ojos
de miedo a encontrarse
de huecos, de rotos, de ganas de odiarse.
Ya lo llevo sintiendo me quedo sin aire
La estrella ha caido, se muere, se parte.
Solo es un infierno sostenido
por el miedo a equivocarnos.

No quiero escucharte
no insistas prefiero esta vez encontrarte
inundando mis ojos esperando a que pase
a que caigamos otra vez.

Y solo digo que
nunca quise hacerte daño
pero todo se nos fue
y aunque ahora somos como extraños
yo jamas te olvidaré

De noches sin arte
de abrazos vacios
de mundos aparte
de hielo en los ojos
de miedo a encontrarse
de huecos, de rotos, de ganas de odiarse.

Y solo digo que nunca quise hacerte daño
Solo es un infierno sostenido,
por el miedo a equivocarnos.
El miedo a equivocarnos (BIS)

Pero, contrariamente a lo que pueda parecer en un principio, no me hace pensar acerca de aquello de lo que habla. No entiendo muy bien cómo una canción es capaz de llevar a la mente por caminos tan distintos de aquellos por los que pretende caminar, pero la verdad es que es algo que, en el fondo, me encanta.

Así pues, esta canción me hace pensar en algo “tan normal y tan absurdo” como la posibilidad de que, en un segundo, una vida sea capaz de cambiar para siempre. Quizá “tan normal” porque se trata de algo que puede pasar; quizá “tan absurdo” como puede ser el pensar todos los días acerca de la muerte.

Sea como sea, después de tantas equivocaciones, me he dado cuenta de que ya no tengo tanto miedo al error,  siento las cosas mucho más bajo control… pero sí crece mi miedo frente a esa circunstancia, crece mi miedo frente a aquellas situaciones que no podemos controlar (de las cuales ya he hablado mil veces…).

Y quizá sea así porque, por primera vez en mucho tiempo, siento el alma en paz… y porque, por primera vez en mucho tiempo, siento que he encontrado una parte de ese “algo” que siempre estoy buscando… y porque, por primera vez, siento que gran parte del bien me viene de otra persona y, a pesar de ser algo que no entiendo muy bien, es algo que no quiero perder :).

1 comentario

Archivado bajo General

Busco…

 

… ante todo, una BUENA PERSONA. Creo que, hasta ahora, pensaba que una primera prioridad debía ser la inteligencia, siendo muy ingénua dando por sentado que alguien inteligente cumpliría la cualidad más importante.

… alguien que sepa ENTENDERME, sobretodo entender la clase de persona que pretendo ser en el futuro. Entender el hecho de que pase la mayor parte del tiempo en una biblioteca, en una clase, en una universidad… Y, sobretodo, entender que existan muchas ocasiones donde no sea capaz de recordar por qué tomé esta decisión.

… la TRANQUILIDAD, el no sentirme constantemente controlada. Quizá se trata de un modo que creen tener los demás de protegerme, cuando no saben que a más control, más ganas me dan de huir y mantenerme escondida en la oscuridad.

… miradas que transmitan SINCERIDAD. Otra cosa que he aprendido a lo largo de los años, y de la experiencia, es que puedo fiarme de las primeras impresiones acerca de la forma de mirar que tienen las personas. Hay quien “mira mal” a la gente, y no puede evitarlo, no sabe mirar de otra manera, precisamente porque no sabe VER a los demás de otra manera. Tristamente, ante este tipo de “miradas” no existe solución.

… la eterna RESPUESTA a la eterna pregunta…¿quién soy?

… quien sea capaz de CONFIAR en mí cuando yo misma no sea capaz de hacerlo.

… reponerme de una QUEMAZÓN que llevo arrastrando (y agravando) durante años.

… MUCHAS COSAS MÁS que ni sospecho ni soy capaz de explicar.

4 comentarios

Archivado bajo Simplemente Yo

Buscando en el baúl de los recuerdos…

 

… encontré la siguiente reflexión:

“mira, como persona vales mucho y eso es algo que debería tener muy en cuenta, porque aparte de que nadie es perfecto, reconocer nuestros errores nos hace ser conscientes de que para nosotros son errores y eso te hace ser mejor persona… además, en el mundo de hoy en día es difícil encontrar alguien como tú. No importa el pasado, sino cómo lo ves y cómo haces para mejorarlo”.

… espero vuestros comentarios.

Deja un comentario

Archivado bajo Opiniones

“La chica que soñaba con una historia que poder contar”

Ella siempre había sido una chica corriente, de esas “del montón”, de esas que no destacaba por nada en particular (al menos, nunca nadie le había hecho saber que podía destacar en algo… o en todo lo que ella quisiera).  No tenía muchos amigos, al contrario que esas personas que sí destacaban en algo, que conocían a todo aquél que se cruzaban con ell@s en el colegio, pero tampoco le importaba, pues los pocos amig@s que tenía eran de esos amigos de verdad que puedes contar con los dedos de una mano: no le hacía falta más.

A pesar de haber sentido cosas inexplicables hacia algunos de sus compañeros, lo cierto es que nunca había experimentado nada más allá de esos repentinos escalofríos que ellos le hacían sentir cuando se le acercaban para interesarse por ella, usualmente por un nuevo videojuego que había adquirido recientemente, o bien por los deberes de la escuela que ellos no habían sido capaces (o no les había dado la gana) de finalizar para el día indicado.

Pero no le importaba, pues a pesar de que ella no lo sabía, aquellos sentimientos eran lo único capaz de alimentar su alma, a lo largo de aquellos interminables días donde no sabía muy bien cuál era el fín que debía perseguir en la vida. Cada día era un nuevo día donde tocaba ir a la escuela, aprender, volver a casa y realizar los deberes correspondientes. Sin embargo, ella siempre tuvo un pálpito en su corazón que le decía que la vida no consistía únicamente en respirar, que debía existir algo más detrás… que todavía no había sido capaz de descifrar.

Otra de tantas cosas que no sabía ella era que aquellos días acabarían por ser años sin sentido: años que pasaron en los que algunas cosas cambiaron: los novios, las amistades, las metas, los errores… Sin darse cuenta, el paso de los años trajo consigo cientos de pequeñas historias que contar, que le hicieron creer por fín que su vida tenía un sentido, aunque fuera únicamente un fin tan simple como el de aprender de los errores para ser el día de mañana mejor persona.

Pero al mismo tiempo, el paso de los años le trajeron nuevas incógnitas, que iban creciendo en complejidad a medida que ella crecía y maduraba en medio de un medio y unas circunstancias que le resultaban permanentemente hostiles. Llegó un momento en el que el conseguir sus propósitos dejó de ser suficiente para ella: echaba la vista atrás, y los días de relaciones complicadas, maltratos (físicos y psicológicos) en la escuela, amig@s inseparables, problemas con la familia, logros, frustaciones, etc. dejaban de tener sentido en la complejidad de su mente… y en la complejidad en que se había convertido su vida. Llego el día en que no sabía qué más podía hacer para simplemente dejar de sufrir.

Así que ella acabó de mil formas posibles: en ocasiones, abandonándose a su suerte, consumiendo su propio cuerpo cuando su alma quedó vacía por completo, acabando por ser casi un muerto en vida. En otras ocasiones acababa en el suicidio, pues la balanza se inclinaba de este lado cuando sopesaba los pros y los contras de seguir respirando. Otras veces acababa involucrándose en líos relacionados con drogas y prostitución, que le llevaban a un nuevo modo de vida: luchar cada día por su propia supervivencia. Acabó de mil formas posibles, que le llevaron inevitablemente a una sola dirección.

… Son muchas las veces en que me he preguntado cuáles son las razones que pueden llevar a una persona a hacer tales locuras.  Son muchas las veces en que me he cansado de pensar en qué consiste la ayuda en casos así. Y también son muchas las veces en que he pensado cómo se puede prevenir.

¿Cómo se puede curar la falta de ganas de vivir?

2 comentarios

Archivado bajo Relatos

Resultado Final

Siento que es AHORA, cuando he sabido todos los resultados de los exámenes, cuando siento que he acabado este curso. Son días que han pasado mucho más livianos, en ningún momento se trataba de “prolongar la agonía”, ¡por favor! Pero sí que resultaban ser días donde había que estar un poco con la mosca tras la oreja, esperando recibir noticias y deseando que fueran buenas.

Y después de esperar, habiendo sabido hoy la última nota (quizá la “menos importante”, aunque las circunstancias del momento hicieron que me la tomara como algo muy personal, pero por si me quedaban dudas, un GRAN APROBADO me ha vuelto a recordar que muchas cosas han quedado en el pasado), no puedo evitar hacer balance y sentir que soy una campeona (y con todas sus letras!). Son pocos los momentos en que tenemos la oportunidad de sentirnos orgullosos de nosotr@s mismos, y éste es uno de ellos, así que pienso aprovecharlo hasta el máximo, esperando que se prolongue lo más que pueda…

Mientras tanto, seguiré como empecé esta mañana: acercándome a un tablón de notas, sonriendo, sin parar de sonreír, bajando al metro con ganas de bailar, caminando con ganas de bailar… viviendo con ganas de bailar.

¡¡Viva la Vida!!

2 comentarios

Archivado bajo Sentimientos

Período de exámenes: examen 6

Examen: Psiquiatría

Día de hoy (post-examen): cuando una persona va a contracorriente al resto del mundo, lo “lógico” es pensar que, quizá, es esa persona la que ha escogido la dirección errónea; o bien puede pensar que el resto del mundo está equivocado y ellos no lo saben. Creo que han sido muchas las ocasiones en que he sido esa persona que ha ido a contracorriente: muchas ocasiones en las que era yo la que se equivocaba y, en contra de lo que muchos puedan pensar, también he sido yo muchas veces la que tenía el rumbo correcto, lidiando con las críticas de los demás.

Sea lo que sea lo que resulte en esta ocasión… por fín, último examen! Último examen que da paso a una de esas mejores sensaciones que he conocido desde que empecé esta carrera, y que es la sensación de poder decir “FÍN” y poder empezar a pensar en unas “merecidas” vacaciones.

Unas vacaciones que “pintan” similares a todos los veranos previos en esta carrera pero, sin embargo, las afronto con mucha más energía y optimismo que en otras ocasiones… con el firme propósito, esta vez sí, de pasar “limpia” este curso (limpia de expediente… porque de eso de “limpia de espíritu” cada uno sabemos cómo andamos, y he aprendido que nadie puede decirlo por nosotros) y sentir de nuevo que “vuelvo a empezar desde cero”.

Y otro de los sentimientos de los que he podido gozar hoy es, precisamente como dice el anuncio, de “tener memoria de pez”, de sentir que cada día es completamente distinto al anterior, que cada día empiezo desde cero, y cada día que pasa es otro día en el que, desde el primer momento de la mañana, tengo que poner las cosas en orden; cosas que, al día siguiente, volverán a estar igual de desordenadas que hoy.

Bueno, es uno de los sentimientos de los que he podido gozar hoy pero que, debido a la memoria de pez, llevo “gozando” ya un tiempo… Sólo que hoy nace en forma de palabras, y me permite decir una vez más eso de “lo conseguí”, pues no todos son capaces de hacerlo…

Y mi memoria de pez no da hoy para mucho más :). Se acabaron los exámenes, empieza el verano, y empiezan mis queridos lectores sus vacaciones. Si bien esta pequeña saltamontes también va a tomarse unas vacaciones, lo cierto es que el blog seguirá activo (como lo ha estado desde sus comienzos): eso sí, quizá con menos actividad. Pero, como dijo una vez un profesor acerca de esto de los blogs, “quien quiera tener un blog ha de tener, en primer lugar, algo que contar”, así que, después de haber constatado que podría ser perfectamente la siguiente en crear una exitosa trilogía (después de Stieg Larsson), he de deciros que, cuando haya algo que contar, será algo que saldrá a la luz. Así que, no dejéis de pasaros, pues el día menos esperado podréis encontrar nuevas noticias…

Yo como siempre, “volveré para visitarte, como todas las noches, antes de irme a dormir”…

¡Feliz Verano!

Deja un comentario

Archivado bajo Opiniones, Simplemente Yo

Período de exámenes: examen 5

Examen: urología

Día de hoy (día del examen): a pesar de que haya gente que quiera atribuirle causas concretas, lo cierto es que no puedo negar que me encuentro ante un curso “especial”, y tampoco puedo negar que me encuentro un tanto… perdida.

Hace ya un tiempo, comentaba con algunos de vosotros que cada curso iba sintiendo una sensación de cansancio progresivo, que ya empezaba a hacerse insoportable. Y se trata de un sentimiento que no desaparece y que, dependiendo del momento, a veces incluso cobra fuerza.

Quizá la raíz se encuentre en una “quemada” previa a entrar a la carrera… No lo voy a negar, no me faltan motivos. Pero lo cierto es que tampoco me faltan motivos en la carrera para querer y PODER hacer las cosas bien y, sin embargo, muchas veces me siento incapaz…

Sigo buscando qué es lo que necesito para recobrar fuerzas de una vez por todas. Lo sigo buscando… desde que todo esto empezó, y lo cierto es que se me acaba el tiempo, pues sólo me queda un año de lo que se dice “estudio” estricto, para tener otro año de (esperemos) un cierto “relax”, y después… ya se verá.

Demasiado tiempo queriendo hacerlo, demasiado quemazón… sólo me enseñan que “la vida es corta” y que, como ya he dicho en otra ocasión, siempre hay que ir (e iré) hacia adelante, pase lo que pase.

Deja un comentario

Archivado bajo Sentimientos, Simplemente Yo