Archivo mensual: abril 2008

Contra la Universidad Católica de Valencia (de Medicina)

 

Hoy, 29 de Abril de 2008: acudo a mi segunda manifestación de mi vida! (creo q es la segunda… cierto es que a pocas he ido) y pienso que la situación lo requería, pues a algunos de vosotros ya os he comentado las condiciones en las que se está ejerciendo la docencia en la nueva facultad de Medicina de la UCV.

Cierto es también que en vez de una manifestación, esto ha parecido una fiesta, pero bueno, al menos, nos hemos hecho oir ( aunque sé que esto nos traerá alguna q otra consecuencia… ^^’).

Para quien no sepa de qué estoy hablando, os dejo aquí el manifiesto de hoy, y un anexo acerca de la creación de “un montón” de facultades nuevas de Medicina por toda España.

Espero vuestras opiniones… coged aire, y a leer!

P.D: Como de alguna manera tendré que “invitaros” a leer el texto, os pregunto: ¿no pensáis que es mejor invertir dinero en las universidades q ya están y en los médicos que cada año salen a la calle para que mejore nuestras condiciones y no nos veamos obligados a emigrar en busca de mejores puestos, en vez de crear facultades “a gogó”? Eso sí, me parece bien que creen facultades de Medicina donde realmente hacen falta (ejemplo: Castellón).

 

 

POSICIONAMIENTO DE LOS ESTUDIANTES DE MEDICINA DE LA UV

SOBRE CREACIÓN DE NUEVAS FACULTADES Y AUMENTO DEL

NUMERUS CLAUSUS

Los estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, reunidos en la Asamblea General de Estudiantes, manifiestan :

1. Su completo apoyo al Posicionamiento del CEEM sobre nuevas

facultades y aumento del “numerus clausus” .

2. Su disconformidad ante la creación de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Valencia (en adelante UCV).

3. Su profunda preocupación ante la dudosa legalidad de la concesión otorgada a la UCV, ya que según el decreto del 21 de Enero de 2005 se establece que en el ámbito estatal no se homologarán planes de estudio, ni nuevas titulaciones. Además, el artículo 7 de la ley de Coordinación del Sistema Valenciano Universitario indica que se debe de informar al Consejo de

Coordinación Universitaria, antes de crear, modificar o suprimir centros universitarios y esta acción debe estar avalada por un informe del Consejo de Gobierno de la Universidad interesada y de la Agencia Valenciana de Evaluación y Prospectiva.

4. Su acuerdo a la creación, por criterios de distribución territorial, de una posible Facultad de Medicina en la Universidad Jaume I sólo en el caso hipotético, mencionado en el posicionamiento del CEEM, de que un estudio revelara la necesidad de aumentar el numerus clausus más allá del ya previsto por la UV.

 

Anexo: Posicionamiento del CEEM del 9 de Abril de 2008.

Valencia , 24 Abril 2008

ANEXO : POSICIONAMIENTO DEL CEEM RESPECTO A LAS NUEVAS

FACULTADES DE MEDICINA Y EL AUMENTO DEL NUMERUS CLAUSUS.

Alcalá de Henares, 9 de abril de 2008

Nos encontramos en un período decisivo para el futuro de la asistencia sanitaria en España. En un clima de alarma social ante la existencia de un supuesto déficit de médicos, la Administración proyecta un aumento de númerus clausus. Al mismo

tiempo se ha anunciado la inminente apertura de nuevas facultades de medicina en varias Comunidades Autónomas para paliar este supuesto déficit. Ante esta situación,

reunida la Asamblea General del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (en adelante CEEM), en su LIII sesión ordinaria, el día 9 de abril de 2008, en la Facultad de Medicina de Alcalá de Henares, manifiesta que:

1. El CEEM se opone a la inmediata creación de nuevas Facultades de Medicina. Es un error tomar decisiones de tal magnitud y trascendencia social de forma precipitada y sin haber llegado a un consenso entre los colectivos implicados.

 

2. El CEEM cree indispensable que el aumento de futuros graduados en Medicina sea avalado por un estudio público, riguroso y dinámico que justifique dichos aumentos y constate las necesidades reales de la población en sanidad a corto, medio y largo plazo. En la actualidad no existe un registro público de la actividad profesional

y laboral de los médicos que sería necesario para tal fin; por ello el CEEM solicita su creación inmediata.

3. Dicho estudio debe ser coordinado por el Ministerio de Sanidad y Consumo y el Ministerio de Educación y Ciencia en colaboración con las Comunidades Autónomas y las organizaciones médicas. Las conclusiones del mismo deben reflejar si hay o no déficit de profesionales, su magnitud, su distribución por especialidades y territorios, las causas del mismo y para cuando se prevén sus

consecuencias.

4. Cualquier actuación acorde con las conclusiones del estudio debe englobar medidas coordinadas a todos los niveles con la misma contundencia.

5. En caso de que el estudio evidenciase un déficit de profesionales, el aumento de número de estudiantes debería hacerse de forma progresiva, con la inversión necesaria en recursos, y en favor de la educación pública.

 

6. Las Universidades públicas son las únicas que garantizan no sólo la igualdad de oportunidades y la equidad en el acceso, sino también la excelencia en la formación basada en la competitividad de sus criterios de selección y sus elevados estándares de calidad.

9. El CEEM pide una reflexión sobre las consecuencias de una posible sobreproducción de graduados, de cara a evitar la repetición de la plétora de médicos vivida en los años 80.

7. El aumento de plazas debería realizarse en las Facultades ya existentes, dentro de las posibilidades de las mismas. Si fuera necesaria la creación de nuevas Facultades, tendría que respetar la distribución territorial y garantizar la excelencia en

la educación médica en todo el Estado.

 

8. La sustracción de recursos de las Universidades públicas en favor de las de nueva creación, ya sean públicas o privadas, supone una merma en la calidad de la formación de los profesionales acorde a criterios de excelencia académica. Los recursos de la enseñanza pública son ya escasos. Es necesaria y urgente su ampliación, siendo inaceptable cualquier disminución de los mismos.

10. El déficit de especialistas, que no de médicos, no se soluciona únicamente aumentando las plazas de grado. Hay que considerar otras medidas que incluyan una redistribución de las plazas de formación especializada ofertadas que se ajuste a las necesidades reales y la mejora de las condiciones laborales para incentivar

los destinos menos atractivos y evitar la fuga de profesionales.

Con este manifiesto el CEEM expresa su voluntad de trabajar por una formación médica de excelencia que se traduzca en una asistencia de alta calidad que asegure la plena cobertura de las necesidades sanitarias de la población Nos ponemos a la disposición de los agentes implicados en este proceso para trabajar en estrecha colaboración en la búsqueda de soluciones consensuadas para

esta situación tal y como la sociedad espera de la profesión médica.

 

 

3 comentarios

Archivado bajo General

Ojos de Perdida

 

 

 

No puedo soportarlo, no puedo aguantar más,
pero cuando me miras no sé cómo evitar
esa mirada loca que me hace dudar,
no sé si soy yo mismo, no tengo voluntad,
no tengo voluntad.

Vete ya de mi vida, déjame en paz, tus ojos
de perdida no me dejan soñar.

Me habían avisado y no quise escuchar,
ahora estoy atrapado, no sé cómo escapar.

Cada vez que lo intento te vuelven a brillar
tus ojos de perdida, me vuelven a cazar,
me vuelven a cazar.

Vete ya de mi vida, déjame en paz, tus ojos
de perdida no me dejan soñar.

Que nadie se asuste, ni mucho menos se le ocurra darse por aludid@ cuando lee alguno de esas frases en mi nick que parece que “no vienen a cuento”.

Después de haber recuperado esta canción de la caja de los recuerdos, y después de haber cumplido mi típico ritual de escuchar la canción momento sí y momento también, sentí que esta gran canción (“Ojos de perdida”) de este gran grupo (“Los Secretos”) se merecía unas palabras (o, al menos, una “meditación” sobre ella).

Y, concretamente, unas palabras acerca de los “ojos de perdid@”, que últimamente voy viendo cada vez más, cuanto más me fijo en ellos. Me refiero a esa gente que declara muchas veces “abiertamente” ser un@ amargad@ de la vida, no tener valores ni aprecio por ningún ser viviente de su misma especie y que, no contento con esto, muchas veces se dedica a hacer la vida imposible a los demás…

Porque, como dice El Boss (Bruce Springsteen), “Sad Eyes Never Lie”, y es cierto !!! Probad a mirar detenidamente los ojos del hobre/mujer que está a vuestro lado, aunque no lo conozcáis, y veréis como hablarán por ellos mismos. Y yo pienso que igual que “sad eyes never lie”, los “happy eyes” tampoco mienten, y creo que es precisamente esta mirada la que les JODE a los que son incapaces de alcanzarla, y por ello se dedican a intentar borrarla de la faz de la tierra.

¿Pero no había empezado hablando de “ojos de perdida”? Cierto, reconozco que me he encendido y me he desviado por los “Cerros de Úbeda”… Pues los ojos de perdida son otras de las cosas que me sacan de quicio… Y no se me ocurre mejor manera de explicar esta sensación que invitándoos a que escuchéis esta canción (si todavía no lo habéis hecho), y entonces veréis lo que quiero decir.

Reconozco que hoy he estado pensando acerca de muchas cosas. Sí, un poco de mala leche hoy… ¿y qué?

7 comentarios

Archivado bajo Sad Eyes Never Lie

¿Hay límite?

Creo que uno de los sucesos (uno de tantos, lamentablemente…) que más llamó mi atención y más me conmovió, fue aquél en el que una médico residente del Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid, enferma de esquizofrenia, causó un infierno en dicho Hospital, el 3 de Abril de 2003… ( para ver la noticia completa:

Todavía recuerdo el testimonio de una mujer (una superviviente), trabajadora también en el mismo hospital, que recordaba el momento en el que se le acercó la médico, con el cuchillo ya ensangrentado en la mano, amenazándole con un “te voy a matar”… Sobretodo hablaba de la mirada de la doctora: esos ojos locos, que se le clavaron en aquél momento, y que afirma que, desde entonces, no puede quítárselos de la cabeza… Porque sabe que vivirá para siempre con esos ojos clavados en su mente, y con el recuerdo de ver reflejados a sus compañeros de trabajo en aquél cuchillo ensangrentado… Y con el recuerdo de ser ella la próxima en unirse a él…

También me sirve como ejemplo un hecho mucho más reciente: el del hombre que se paseó por la calle con la cabeza de su madre en brazos (

). Y las palabras del hombre en esos momentos… “ya te he matado, ya no puedes decir nada… ahora sí que estarás callada”.Y miles de casos más, muy similares, donde todos ellos tienen un aspecto en común: entre el asesino y el asesinato se encuentra ella, LA ENFERMEDAD.
Ciertamente, ha sido motivo de múltiples discusiones en el seno de mi facultad de Medicina, sobretodo en asignaturas como PSICOLOGÍA, donde estudiamos estas enfermedades y donde, lo primero que se nos enseña es a NO GENERALIZAR, porque “esos terribles sucesos que salen en televisión son sucesos muy puntuales, donde la situación de la enfermedad está llevada al límite; pero eso NO ES LO NORMAL”…

El día en que se dijo esta frase en clase, se estaba orientando el tema hacia la NO DISCRIMINACIÓN de los enfermos mentales con enfermedades de este tipo. Siempre se ha insistido mucho (y espero que todos seáis conscientes a estas alturas de ello) que con la medicación adecuada, estas personas resultan COMPLETAMENTE NORMALES (un punto a favor de esta gran verdad resultó la creación del film “Una mente Maravillosa”) y, en absoluto, personas VIOLENTAS. Pero lo cierto es que hoy quiero enfocar el tema de otra manera, basándome en los dos sucesos que he comentado al principio.
SIEMPRE me he preguntado cómo tratar estos casos de asesinatos y maltratos a la hora de ser condenados. Porque obviamente, que un asesinato sea cometido por una persona TOTALMENTE CONSCIENTE, o que sea realizada por un enfermo en medio de una CRISIS, cambia mucho las cosas (al menos, a mi parecer), aunque, claro está, el asesinato y sus consecuencias, lamentablemente, siempre son las mismas.

 

¿Podemos culpar completamente a un enfermo de estas características por un hecho realizado en medio de una situación que escapa a su control? Vale, puede darse el caso de que sea consciente de su problema y de que VOLUNTARIAMENTE deje de seguir los consejos médicos acerca de su NECESARIA medicación. Pero, ¿ y si este desgraciado cambio de tuercas aparece, simplemente, sin más? ¿Y si resulta el preludio de lo que queda por llegar y, por tanto, la persona no es todavía consciente de su problema? ¿Quién tiene la culpa entonces?
Estoy segura que habrá (o habría) quien opinara que la culpa es de la sociedad (o de los profesionales médicos), por no ser capaces de controlar el problema (NUESTRO problema). Estoy segura de que entre la persona y la enfermedad hay un grandísimo abismo, y de que no se tiene muy claro (o, simplemente, no se concibe) dónde está el límite de la culpa; dónde acaba una cosa, y empieza la otra.

Y también estoy segura de que habrán al respecto múltiples opiniones… Espero conocerlas todas. Os escucho.

 

 

 

11 comentarios

Archivado bajo Opiniones

Irremediablemente sin remedio

 

¿Cuántas veces habremos dicho eso de “de esta agua no beberé”? ¿Cuántas veces nos habremos prometido a nosotros mismos (a quién mejor) que a la próxima vez seremos fuertes, no volveremos a tropezar con esa piedra que un día apareció en nuestro camino? ¿Cuántas?

Al menos yo, demasiadas. Y vuelve a aparecerse delante aquello frente a lo que juré y perjuré enfrentarme, y mis músculos se quedan paralizados, mi voz escondida allá donde no la pueda encontrar, y mi mente en blanco. Nada puedo hacer ahora. Vuelvo a caer como una idiota.

Mi mente vuelve, minutos después, a su estado normal (¿cuál es su estado normal entonces?): logra reaccionar para decirme: “¡imbécil! ¡Has vuelto a hacerlo!”.

Entonces, inevitablemente me pregunto si tanto pensar y tanto recoger coraje de debajo de las piedras sirve realmente para algo. Quizá no se trate de coraje, quizá estoy armándome erróneamente.

Quizá, irremediablemente, no tengo remedio. Seguiré buscando en el camino…

4 comentarios

Archivado bajo Sad Eyes Never Lie

Mi ABCDario

A falta de inspiración sobre un tema concreto ( lo siento, pero si no es con esa “inspiración”, ni siento ese “desahogo” al escribir, ni creo que consiguiera transmitiros ese “algo” que intento transmitir siempre…), he decidido hacer hoy ese “ABCDario” que ya me quedó pendiente en el pasado. No hace falta mucha más explicación . Espero conocer el vuestro!!! (y si con alguna palabra estáis totalmente de acuerdo, o totalmente en contra, pues también… se aceptan sugerencias):

A: “Amor”, sin ninguna duda. Porque es una de esas “3 cosas q hay en la vida”, y porque encierra tantas cosas dentro de él…

B: “Blanca”, porque tanto el nombre en sí como el color me inspiran cosas bonitas, porque así soy yo, y porque ésa soy yo .

C: “Cosmopolita” según vosotros, y estoy de acuerdo !!!

D: “Directriz”, porque pienso que todo el mundo en esta vida debería tener al menos una y porque, a quien no la tiene, nunca llego a comprenderle…

E: “Estudiar” con “Empeño” y con “Entusiasmo” .

F: “Fiesta” en todas partes, siempre que haya oportunidad. Fiesta para el cuerpo, para los amigos, para la vida…

G: Punto “G” de las cosas en general ( venga, y de “eso” también ^^’)

H: “Humanidad”, porque es lo que nos distingue como personas, y porque espero que, en el futuro, sea una de mis principales cualidades que me distinga como médico (porque hay que acabar con los médicos “robots” de hoy en día)…

I: “Inocencia”, porque tengo demasiada y a veces eso juega en mi contra, pero ella es la que hará que SIEMRE sea como una niña pequeña por dentro. Y porque ya lo he asumido, y no quiero cambiarlo…

J: “Juego”. Y lo siguiente que se me viene a la cabeza es la película de “ La vida es bella”… Supongo que me comprenderéis…

K: “Kofi Annan” porque reconozco que es lo primero que se me ha venido a la cabeza, pero también porque ser el máximo representante de la ONU es para mí algo admirable…

L: “Licencia” para la vida, para vivir, para andar por ahí, para estar con alquien… La licencia es muchas veces una simple mirada, un simple gesto. No la puedes comprar, no la puedes conseguir ni vender: o la tienes o no la tienes.

M: “Música”, porque sin ella no puedo vivir !!!

N: “Negación”, porque NO sé decir NO…

O: “Ochenta” porque, según más de uno, debí haber nacido por aquellos años…

P: “Paciencia”, porque también necesito mucha, y porque lo mío serán los “Pacientes”

Q: “¿Por Qué?”, porque me encanta esa pregunta, porque me gusta saber el “por qué” de las cosas…

R: “Respeto”, sin ninguna duda, porque así es como soy con TODOS (y si alguien tiene algo de decir, que hable ahora o calle para siempre), y así es como quiero que TODOS sean conmigo…

S: “Salud”, ¡cómo no! Otra de las “3 cosas que hay en la vida”…

T: “Tiempo”, porque es algo que juega en contra de todos, pero creo que por eso mismo, nos esforzamos (o, al menos, lo intentamos) en aprovecharlo al máximo…

U: “U2”, porque creo que fue la primera de esas cosas a las que te “aferras” en algún momento de la vida y que, cuando te metes dentro de ella, te abre muchas puertas y empiezas a conocer mucho más… Y porque era una nana petana jugando a las muñecas cuando sonaba esta música de fondo y, sin darme cuenta, se metió dentro de mí, y cuando crecí y volví a escuchar esa música, había canciones que me sabía DE MEMORIA (¿cómo es posible?)…

V: “Valor”. Porque TODOS vamos a necesitarlo en esta vida, y porque será el quien nos haga seguir adelante, sobretodo en los momentos difíciles…

W:

X:

Y:

Z:

De éstas últimas 4 no se me ocurre nada…

2 comentarios

Archivado bajo Simplemente Yo

A por ello

 

Hace poco menos de una semana, llegó a mis manos una serie japonesa en VO, subtitulada al castellano:

“Te voy a dejar una serie para que la veas; son sólo 11 capítulos, y trata de una estudiante de instituto a la que le diagnostican una enfermedad llamada ‘degeneración espinocerebral’. Es una enfermedad en la que el cerebelo se va atrofiando, y las neuronas van muriendo, y claro…”. Poco más había que decir: ya sé cómo va a acabar la serie, antes siquiera de empezar a verla.

Supongo que me dejaste aquella serie porque pensabas que me gustaría, o me interesaría, o “simplemente porque sí”. Pero después me hiciste saber que se trata de “Un litro de lágrimas” ( A litoru no namida, más o menos).

Estoy segura que mucha gente habrá opinado internamente acerca de mi futuro como médico. Demasiado blanda, demasiado sensible, demasiado “tomarse las cosas en serio”, demasiado insegura… Demasiadas cosas en mi contra, como para poder llevar adelante este propósito de “dedicar mi vida a los demás”, pues más me amargaría mi propia vida antes de conseguir invertirla en algo útil.

Mirándolo así, no es de extrañar que, en un primer momento (y tengo único testigo) NO quisiera hacer frente al Litro de Lágrimas que había llegado a mis manos, no quisiera aceptar su final pero, sobretodo, no quisiera derramar mi litro de lágrimas particular (cosa que ocurriría inevitablemente).

Pero sentada un día frente a los apuntes, de repente cambió de rumbo mi pensamiento, y volvió hacia aquellos dos CD´s que tenía tras de mí y, por primera vez en un tiempo, me llamé a mi misma “cobarde”, y no pude entender por qué adopté esa postura desde el principio.

Porque se me va la vida en ello, desde hace 3 años y hasta el fin de mis días. Porque a partir de ahora mi vida va a ser la medicina, la gente, el saber… y porque mi eterna rival se llama ahora ENFERMEDAD, sea cual sea la forma en que se presente, y porque no pienso tenerle miedo. Porque un litro de lágrimas no le bastarán para acabar conmigo.

Así que… empecé a ver aquella serie. Llevo vistos ya 3 de 11 capítulos. Mi litro de lágrimas como aportación y el inevitable desenlace no se pueden cambiar. Pero en el momento en que di cuenta de mi “error”… eso sí que ha cambiado algo, para siempre, pero será en el futuro cuando me dé cuenta de ello, cuando logre comprender qué fue lo que cambió.

Quisiera despedirme con una frase que salió en televisión hace algún tiempo, en un anuncio, y que creo que me acompañará para el resto de mis días: “¿Qué estará haciendo ahora la persona que descubrirá el tratamiento contra el cáncer? ¿Y la que curará el SIDA? ¿Y la que….? … ESTUDIANDO”.

(¿Os pasa que os da la impresión de que, cada día que pasa, os sentís más maduros, más personas, más humanos? ¿Qué cada día recorréis un paso de gigante respecto a los demás, sin saber cómo ni por qué? Aprovechadlo, no creo que dure mucho…).

Muchos besos, y espero escucharos!

7 comentarios

Archivado bajo General

Muéstrate

Por fin, después de tanto tiempo, se presentó un buen momento para salir por la noche…

Todo comenzó con una cena en casa de una amiga, con unas cuantas chicas más a las que conozco simplemente de vista (de la facultad, vamos…). Después de la cena, y mientras hacíamos tiempo, nos encontramos unas cuantas de nosotras acomodadas en los sofás (entre ellas, yo), mientras que el resto de las chicas se habían quedado sentadas en la mesa. De pronto, mi mente comienza a divagar; no recuerdo por qué oscuros caminos se fue esta vez (como viene siendo normal en mi…).

Pero vuelvo a la tierra a no mucho tardar, y observo que el tema de conversación había cambiado drásticamente de rumbo. Presto más atención y, para mi sorpresa, una de las chicas había comenzado a “encasillar” al resto en distintas situaciones. Cuando yo volvía tierra, estaba hablando sobre una de ellas, y escuché: “pues a ti te pega ser… ¡Miss Ceuta!”, “a ti, es que realmente te pega ser Miss Francia, porque…”.

A lo que siguieron más situaciones por el estilo. Y, claro, siempre llegaba mi turno. Y mi sentencia fue dictada:

· Miss: Miss Madrid.

· País: Londres (a lo que yo dije un rotundo: “Londres NO!!!”), a lo que contestaron “pues entonces… Nueva York!” (“bueno…”).

· Profesión: abogada (“quéeeee?”)

· Color: marrón (“marrón????”); bueno, pues si marrón no… entonces naranja, q es “el que más se parece al marrón” (…).

Hasta hoy, le he dado bastantes vueltas al tema, analizando la situación. Se puede decir que, dentro de aquél grupo de chicas, yo era la única “desconocida” para el resto, ya que ellas se conocen desde hace años… Las sentencias fueron dictadas por una de ellas, pero el resto de ellas siempre estaban de acuerdo: “sí sí, a ti sí que te pega eso” denotaba la aprobación de las demás.

Aquél día estaba vestida con una falda negra, una camiseta marrón ajustada y escotada. En el momento de las sentencias me encontraba sentada en el único sillón de la casa, piernas cruzadas, cómodamente recostada sobre el brazo del sillón, y con mis brazos algo cruzados también.

Creo que el párrafo anterior explica muchas de las sentencias que sobre mí cayeron aquél día. Me reí mucho el rato en que duró aquella especie de juego. Pero no pude evitar quedarme intranquilizada y pensar: “ ¿así me véis? ¡cuán equivocadas estáis!”.

En fin, las primeras impresiones supongo que no siempre son las mejores… Siempre he dicho que, en determinados aspectos de una persona, mis primeras impresiones no fallan (y está comprobado). Pero veo que, a la situación inversa, se presenta un pequeño gran conflicto! Situaciones así dan mucho que pensar (al menos, para mí).

Seguro que muchas veces os ha pasado algo muy similar… Venga, ¡mostraros!

4 comentarios

Archivado bajo Simplemente Yo