Archivo mensual: junio 2009

Diálogos_3

A: Pufff, es que tú eres muy valiente, es que si me pasara a mí lo que te ha pasado a tí, yo me hundiría. De verdad que te admiro, yo no podría soportarlo.

B: Eso mismo pensaba yo antes de que sucediera. Pensaba: “si las cosas cambiaran, si dejaran de ser como son ahora, no sé cómo lo encajaría”.

Pero así es la vida, de repente te encuentras en una situación que jamás te planteaste que podría llegar a tener lugar, te encuentras ante un problema en frente tuyo, y sólo tienes dos opciones. Y te aseguro que, cuando no tienes más remedio, sacas fuerzas de donde nunca imaginabas que podrías sacar, y sigues hacia adelante. Eso sí: con ayuda… siempre con ayuda.

 Así que… MUCHAS GRACIAS.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diálogos

Período de exámenes: examen 5

Examen: Oftalmología

Día de hoy (post examen): por fín, parece que después de tanto tiempo, puedo sentir eso de “¡qué gran examen!” (…independientemente de qué nota resulte, que ya sabemos que, en mí, la relación impresión-realidad va un poco a la inversa…). Por fín, un buen día, uno de esos sentimientos de satisfacción que se necesitan de vez en cuando… Un día completito… hasta el final.

Post examen ojos, fueron mis ojos los que, desde el autobús, contemplaron atónitos los restos de un accidente que acababa de tener lugar justo enfrente de mí. Un hombre yacía tumbado en el suelo, moviéndose, sangrando un poco por la espalda desgarrada. Todos mirando desde el autobús, pero todo controlado, pues la gente que estaba por el lugar acudió enseguida, si no a socorrer, porque nadie sabía muy bien qué hacer, al menos le hicieron saber al hombre que estaban con él, mientras llamaban a los servicios de emergencia.

Una vez visto que todo estaba controlado, el autobús prosiguió su camino. Pero mis ojos seguían atónitos; si bien aún no soy la persona más indicada para socorrer, mi instinto no hacía más que querer gritar que abrieran la puerta del autobús, salir corriendo y pararme junto al hombre, evitar que se moviera y, simplemente, hablar con él mientras llegaran los servicios de emergencia, intentar tranquilizarlo. 

Pero nada de eso sucedió, pues una ambulancia cercana había sido testigo del accidente, y los servicios de emergencia recibieron tres avisos del accidente que acababa de tener lugar. Todo estaba bajo control, así que el autobús prosiguió su marcha. Sin embargo, mi instinto seguía queriendo estar con aquél hombre…

Creo que una de las primeras cosas que aprendí en la carrera (y también a lo largo de la vida) es que, si no puedes ayudar, o si por querer ayudar vas a empeorar la situación, simplemente no hagas nada. Es un “miedo” que sigue estando presente. Pero también he aprendido (esta vez, no en la carrera, sino en el día a día) que ese instinto de querer ayudar a los demás no me faltará jamás. No obstante, soy consciente del cuidado que he de tener para que ese instinto no se vuelva en mi contra, pues en más de una ocación ha contribuido más a la “auto-destrucción” que a realizar una buena obra por los demás. 

Para acabar el día… “Ángeles y Demonios”. Genial película, genial Ewan McGregor, genial que ya estés aquí! :)… una gran forma de acabarlo, sin duda. Una vez más, nadie es quien parece ser, ni el ángel, ni el demonio. Una vez más, creíamos estar en lo cierto, y nos equivocamos… Pero, hoy por hoy, “soñar sigue siendo gratis”.

Y, para acabar, como dijo el profesor Langdon: “ingenua no, inocente…y eso no es ningún crimen”.

Ewan_McGregor

Deja un comentario

Archivado bajo Simplemente Yo

¿”Carpe Diem”?

“Carpe Diem” que, como muchos sabréis, significa “vive el momento”. Antes de empezar, os muestro un pequeño fragmento que ofrece la wikipedia al respecto:

“Este tópico respecto a las diferentes épocas literarias ha ido variando en la forma de entenderlo. Durante el periodo de la Edad Media era entendido como: “vive el momento porque vas a morir pronto”. Posteriormente durante el Renacimiento, los ideales de belleza y perfección hicieron entenderlo de la siguiente forma: “vive el momento porque vas a envejecer pronto”. Finalmente en la epoca Barroca este tema se volvió a interpretar de la misma forma que en la Edad Media, pero con bastante más intensidad en cuanto a la muerte. También es el ultimo momento cuerdo que se tiene cuando se va a morir.

Así puede representar síntomas de irresponsabilidad así como falta de consciencia en el ser. Pero también la actitud de vivir intensamente cada instante, de afrontar la vida con optimismo y alegría“.

“Carpe Diem” porque hoy pensaba que… ¡es imposible vivir el presente, sin pensar, aunque sea un poco, en el futuro! Bien, se trata de una expresión que en mi opinión se usa en el ámbito coloquial en determinadas situaciones. Por ejemplo, si un@ amig@ se está “rallando” mucho por un determinado tema, si un ser querido se ensimisma por la razón que sea, ante esos inevitables “la vida es una mierda” que se nos escapa a todo el mundo de vez en cuando… Sí, en efecto, que “la vida son dos días” y no podemos darnos el privilegio de mirar hacia atrás en un determinado momento y sentir que hemos “malgastado” una gran parte de ella. Quizá el “carpe diem” sirve para esos momentos, para no ahogarnos en un vaso de agua, para recordarnos que, como he leído en alguna parte, “la vida está para ser feliz” y ser mejor cada día” (una carrera, una amistad, una buena obra, una pareja, una decisión, una despedida…). Y, todo hay que decirlo, aunque suele decirse en momentos difíciles, sí que es verdad que son momentos en los que se agradece que esta gran expresión sea recordada.

Pero, fuera de esas situaciones, ¿qué nos enseña el “carpe diem”? ?Un día cualquiera, un momento cualquiera? Un día como hoy, por ejemplo, un día más de pasar la mayor parte del tiempo encerrada en la habitación, estudiando para el próximo examen. Si empezara a pensar como lo hacían en la Edad Media, o como lo hacían en el barroco, y fuese a morir pronto, ciertamente me levantaría de la silla, saldría de casa, y me plantaría en la calle con destino…

Pero creo que pocos pensarán así, y creo que muchos se habrán sentido identificados con la última afirmación al respecto que ofrecía la wikipedia: la de “afrontar la vida con optimismo y alegría”. Así pues, “Carpe Diem” significaría en estos momentos el “disfrute del estudio” y el “optimismo” de que el próximo examen puede sacarse adelante.

… Pero aquí empieza mi particular reflexión acerca del “Carpe Diem”: creo que pocos, o creo que nadie, puede expresar este “grito a la libertad” si no existen razones para ello. Y hay que decir que, tristemente, existen muchas personas así. No se le puede recordar el “Carpe Diem” a quien no tiene unos “cimientos” en esta vida, pienso que es imposible vivir el presente sin pensar en el futuro… Pero un futuro que cada uno de nosotros hemos elegido, y por el que hemos decidido luchar.

Volviendo al simple ejemplo de un “Carpe Diem” mientras se está estudiando… Sí, es difícil, pero es posible, ¿sabéis por qué? Porque estoy estudiando lo que yo decidí estudiar, y lo hice porque me permitirá ser en el futuro la persona que quiero llegar a ser.

Lo siento, no soy capaz de pensar en el “Carpe Diem” sin tener en cuenta ese futuro, sin tener en cuenta mis metas… pero me ayuda porque me recuerda que cada día es una nueva “oportunidad” de llegar a ese futuro… que cada día se puede ser mejor (sin olvidar, como he dicho antes, que “la vida está para ser felíz”). Pero, ante todo, me ayuda… porque yo dejo que así sea.

“Carpe Diem”… a estudiar!

1 comentario

Archivado bajo Opiniones

Período de exámenes: examen 4

Examen: Anatomía Patológica Especial.

Día de hoy: hoy recordaba más que nunca aquello que sentencié después de acabar los exámenes de primer curso de carrera (… los de Septiembre, claro): que jamás iba a dejar que me afectara tanto, que jamás iba a pasarlo tan mal. Y realmente así ha sucedido. Creo que no fue tanto por el hecho de “verbalizarlo” o de mentalizarme de ello, sino porque no podía ser de otra manera, porque si cada convocatoria de exámenes hubiese sido como aquélla, creo que hoy no sería la persona que soy.

Y lo recordaba porque últimamente pienso si cada examen supone un tributo a aquella sentencia, o si cada examen supone tomarme más “privilegios”… En fín, como dice cierta persona, “al final se verán los resultados”. Pero lo cierto es que, sean lo que sean esos resultados, también se cumple la máxima/mandamiento del principio… Lo cual, por un lado, me preocupa. Pero por otro, me alegra saber que sea lo que sea, y pase lo que pase, el fín siempre es el mismo: seguir hacia adelante. Y más aún después de superar mi gran momento: el paso del ecuador.

A ver qué tal se da el de mañana… Saludos!

1 comentario

Archivado bajo Simplemente Yo

Yo me pregunto…: “Orgullo”

(Una nueva reflexión acerca del orgullo).

Este cuatrimestre tuve la mala suerte de dar con una de esas asignaturas que te decepcionan completamente, de esas de las que te esperas cierto nivel, al menos “aprender algo”, y acabas yendo a las clases pensando “qué forma más tonta de perder el tiempo”…

Sí, siempre intento ser positiva, y me dije que “algo bueno” debía tener esta asignatura… Y resultó que eso “bueno” fueron reflexiones y divagaciones espontáneas de la profesora… De esas que a simple vista parecen “una simple chorrada” pero que a muchos nos arranca una amplia sonrisa y nos deja pensando en ella hasta el final del día…

Una de esas reflexiones nació precisamente del tema de este post: el orgullo. No recuerdo a raíz de qué surgió, pero el comentario que realizó la profesora fue el siguiente: “el orgullo es un falso amor a uno mismo”. Y fue una de esas frases que me dejó pensando…

Antes de continuar, he buscado definiciones y comentarios acerca de esta palabra; según la RAE, se trata de “Arrogancia, vanidad, exceso de estimación propia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas”. Bien, no está nada mal para comenzar. Pero seguí buscando, y encontré el siguiente texto (adjunto el link: http://definicion.de/orgullo/). Nuevas revelaciones que me han hecho pensar, aún más…

Me gusta lo que he podido leer en el link que os he puesto arriba; me gusta porque resalta ambas partes del significado de la palabra: la positiva y la negativa. Y ha sido precisamentes esa dualidad la que me ha hecho darme cuenta de cuándo se puede decir que un acto de “orgullo” se hace para bien o para mal.

Y así ha sido como he recordado muchas veces en las que, hablando con personas cercanas, a veces les comentaba con cierta preocupación: “creo que a veces soy, o puedo ser, demasiado orgullosa… Pero fíjate, sólo me ocurre cuando me hacen daño, pero aún así sé que llevo el orgullo al extremo”…

…y recordé la última conversación que tuve al respecto, y recordé las últimas palabras: “no, tú no eres orgullosa. No eres orgullosa porque no piensas exclusivamente en tí en todo momento. Es más, SIEMPRE piensas antes en los demás que en tí misma. A tí te han hecho daño, y lo único que estás haciendo es… protegiéndote, así que deja ya de darle vueltas”. Volví a recordar palabras que pronuncié hace mucho tiempo (… qué pequeño es el mundo): “me considero una persona cercana… hasta que me hacen daño; entonces me envuelto en una coraza, y es muy difícil sacarme de ahí”.

Y así fue como me dí cuenta de que mi querida profesora se equivocaba. Si bien es verdad que he sufrido en carne propia el “ogullo vanidoso” por parte de terceros, también es verdad que no siempre se puede afirmar que “el orgullo es un falso amor a uno mismo”… pues hay a quienes nos resulta una manera de impedir que nos hagan daño… hay para quienes, en definitiva, es un verdadero amor a uno mismo… que llega, en muchas ocasiones, demasiado tarde… o bien llega por no tener el “buen orgullo” de pensar más en un@ mism@ antes de darlo todo por los demás.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Yo me pregunto

Período de exámenes: Examen 3

Examen: Cardiología.

Día de hoy (post-examen): en fin, si en cada tanda de exámenes hay uno que tiene que salir mal, éste se lleva la palma… Pase lo que pase, no me llevaré ninguna sorpresa, voy preparada (más bien esperando) que llegue lo peor… Como se suele decir, “éste ya ha pasado, ahora hay que pensar en el siguiente” e intentar que salga mejor.

Poco más tengo que decir hoy. SalU2.

Deja un comentario

Archivado bajo Simplemente Yo

Cada cosa en su momento…

Hace tiempo, escribía un post de esos de “amorcillo” en el que decía que el amor no es algo que deba buscarse, ni tampoco anhelar, porque esas “ansias” pueden llevarnos a precipitarnos, y a que nos equivoquemos en nuestra elección. Nos podemos equivocar de todas las maneras, y al final diremos eso, que “nos equivocamos”, pero podemos tener la certeza de que no fue por precipitarnos… sino porque, simplemente, no era el momento, pero estas son revelaciones de las que nos acabamos dando cuenta más tarde, porque no teníamos modo alguno de saber que iban a suceder así…

Un comienzo de post un tanto enrevesado, como yo misma, pero no, no se trata de un post de amor: este principio ha sido un claro ejemplo de una de tantas cosas sobre las que cabilo de vez en cuando. Se trata de esos momentos en que dices: ¿y si hubiese sucedido en otras circunstancias…habría funcionado?

Otro ejemplo… ¿qué haces cuando has de pedir perdón? Creo que hay un dicho que dice que “nunca es tarde para decir lo siento”, o algo así… Creo que es una de las pocas excepciones donde sí, existe el mejor momento para decirlo, donde quizá ello suponga un cambio en las circunstancias que rodean a las personas… Pero, por ejemplo, un perdón al cabo de semanas, meses, años… No soluciona nada. Sin embargo, todos lo sabemos, “sorry seems to be the hardest word”… un “lo siento” al cabo del tiempo no será la solución al problema… Sin embargo, creo que son dos simples palabras que, una vez pronunciadas, desde la sinceridad, pueden ser recordadas durante mucho tiempo (existen situaciones y situaciones… ¡no lo olvidemos! Pensemos, por ejemplo, temas cotidianos, entre amigos o parejas).

Hubo otro momento, por ejemplo, donde decidí dejar este blog en “ausente”, disponible para todo aquél a quien le apeteciera pasarse, o a quien pudiese ayudarle, pero dándome un respiro… Es otro momento que acabó, pues aquí me véis, después de unos cuantos meses, cuando me he dado cuenta que soy incapaz de abandonar este lugar :). Os voy a confesar una gran curiosidad: la gran mayoría de los que os pasáis por aquí, lo hacéis a través de la frase “y, de repente, apareces tú”… Lo cual me lleva a echar la vista al pasado, a recordar aquellos momentos, a pensar que, a pesar de lo que han cambiado las cosas relacionadas con aquel post (tristemente… sin “final feliz”), no olvido lo que sentía cuando lo escribí. De hecho, creo que es uno de los mejores posts de este blog, y me maravillo cuando sólo pensando en ese escrito (dejando de lado por un momento la rabia, impotencia, y mil sentimientos más en los que desembocó con el paso del tiempo…), me pregunto si él llegó a saber o a imaginarse alguna vez que era el protagonista…

Relacionado con estos primeros 4 años de carrera, he tenido muchos momentos. Como ya he dicho, será cuando acabe la carrera cuando un “magnífico” post saldrá a la luz (como todo el mundo dice, y con razón, “pasado mañana”), pero ello no me impide pensar, por ejemplo, que tuve mis momentos de cometer errores… y los “aproveché”, y he tenido momentos de no estar segura sobre mis capacidades… y los superé. Miles de momentos para ganar experiencia, y miles de momentos que no deben repetirse jamás. Como he dicho tantas veces: “si volviera a nacer, cometería los mismos errores… sólo que más deprisa”.

Y después de esta profunda reflexión, ha llegado un nuevo momento… el de ponerse a estudiar… cardiología. ¡Por cierto! Me resulta curioso que, después de haber visitado hoy a mi doctora, me haya revelado una de tantas “variantes de la normalidad” que todo el mundo tenemos, y que hasta ahora desconocía. Y me ha hecho gracia porque, después de todo lo sucedido, se trata, ni más ni menos, que…de mi corazón (quizá se trató de un nuevo momento, en el que me estaba pidiendo que le dé un respiro…).

1 comentario

Archivado bajo General