Archivo de la etiqueta: amistad

“La chica que soñaba con una historia que poder contar”

Ella siempre había sido una chica corriente, de esas “del montón”, de esas que no destacaba por nada en particular (al menos, nunca nadie le había hecho saber que podía destacar en algo… o en todo lo que ella quisiera).  No tenía muchos amigos, al contrario que esas personas que sí destacaban en algo, que conocían a todo aquél que se cruzaban con ell@s en el colegio, pero tampoco le importaba, pues los pocos amig@s que tenía eran de esos amigos de verdad que puedes contar con los dedos de una mano: no le hacía falta más.

A pesar de haber sentido cosas inexplicables hacia algunos de sus compañeros, lo cierto es que nunca había experimentado nada más allá de esos repentinos escalofríos que ellos le hacían sentir cuando se le acercaban para interesarse por ella, usualmente por un nuevo videojuego que había adquirido recientemente, o bien por los deberes de la escuela que ellos no habían sido capaces (o no les había dado la gana) de finalizar para el día indicado.

Pero no le importaba, pues a pesar de que ella no lo sabía, aquellos sentimientos eran lo único capaz de alimentar su alma, a lo largo de aquellos interminables días donde no sabía muy bien cuál era el fín que debía perseguir en la vida. Cada día era un nuevo día donde tocaba ir a la escuela, aprender, volver a casa y realizar los deberes correspondientes. Sin embargo, ella siempre tuvo un pálpito en su corazón que le decía que la vida no consistía únicamente en respirar, que debía existir algo más detrás… que todavía no había sido capaz de descifrar.

Otra de tantas cosas que no sabía ella era que aquellos días acabarían por ser años sin sentido: años que pasaron en los que algunas cosas cambiaron: los novios, las amistades, las metas, los errores… Sin darse cuenta, el paso de los años trajo consigo cientos de pequeñas historias que contar, que le hicieron creer por fín que su vida tenía un sentido, aunque fuera únicamente un fin tan simple como el de aprender de los errores para ser el día de mañana mejor persona.

Pero al mismo tiempo, el paso de los años le trajeron nuevas incógnitas, que iban creciendo en complejidad a medida que ella crecía y maduraba en medio de un medio y unas circunstancias que le resultaban permanentemente hostiles. Llegó un momento en el que el conseguir sus propósitos dejó de ser suficiente para ella: echaba la vista atrás, y los días de relaciones complicadas, maltratos (físicos y psicológicos) en la escuela, amig@s inseparables, problemas con la familia, logros, frustaciones, etc. dejaban de tener sentido en la complejidad de su mente… y en la complejidad en que se había convertido su vida. Llego el día en que no sabía qué más podía hacer para simplemente dejar de sufrir.

Así que ella acabó de mil formas posibles: en ocasiones, abandonándose a su suerte, consumiendo su propio cuerpo cuando su alma quedó vacía por completo, acabando por ser casi un muerto en vida. En otras ocasiones acababa en el suicidio, pues la balanza se inclinaba de este lado cuando sopesaba los pros y los contras de seguir respirando. Otras veces acababa involucrándose en líos relacionados con drogas y prostitución, que le llevaban a un nuevo modo de vida: luchar cada día por su propia supervivencia. Acabó de mil formas posibles, que le llevaron inevitablemente a una sola dirección.

… Son muchas las veces en que me he preguntado cuáles son las razones que pueden llevar a una persona a hacer tales locuras.  Son muchas las veces en que me he cansado de pensar en qué consiste la ayuda en casos así. Y también son muchas las veces en que he pensado cómo se puede prevenir.

¿Cómo se puede curar la falta de ganas de vivir?

2 comentarios

Archivado bajo Relatos

Estrella

Del mismo modo que “you are beautiful, no matter what they say, words can´t bring you down”, esta es para mí otra de esas canciones que todo el mundo debería escuchar de vez en cuando. Porque, de vez en cuando, aparecen personas en nuestras vidas que, de mil formas y por mil motivos posibles, parece que se empeñan en hacernos sentir inferiores.

Muchas veces es, como ella me ha repetido en tantas ocasiones, porque son los otros los que se sienten inferiores con respecto a nosotr@s, e intentan ponernos a su nivel. Y sinceramente, creo que jamás puede ser así, pues como alguna vez he dicho, de forma muy general opino que “una persona no es mejor que otra”… simplemente se es diferente, y así, dos personas pueden congeniar o no, forjar una amistad o no, poder hablar durante horas o no ser capaces de estar juntas dos segundos… Y a veces, por intentar cambiar lo que no se puede cambiar, acabamos siendo heridos. Y muchas veces, en el alma, que creo que es uno de los lugares donde más duele.

Otra cosa que también he dicho en muchas ocasiones es aquello de que “cada un@ brillamos con luz propia… lo que pasa es que hay gente que, directamente, no nos ve brillar. Por otra parte, hay gente que sí es capaz de ver nuestro brillo, y acaba caminando a nuestro lado. Pero, además, existe gente que nos ve brillar a kilómetros de distancia, gente que ve nuestro brillo de una manera en que nadie más es capaz de hacerlo. Ten paciencia, porque tarde o temprano aparecerá en tu vida esa persona que te verá brillar más que ninguna… espérala, porque ésa es tu persona”.

Empecé escribiendo este post con un pequeño sentimiento, y como suele sucederme, la mente y las manos son caprichosas y acaban en caminos y divagaciones inesperadas… Así que vuelvo al comienzo, vuelvo al “Beautiful” de Cristina Aguilera, para recordaros a todos que, por favor, no olvidéis que tenéis vuestra luz, porque vosotros sois los primeros que debéis ser conscientes de ella. Y cuando aparezca alguien que quiera apagarla, pensad que, en más ocasiones de las que os podáis imaginar, serán personas cegadas por vuestra luz; cegadas por una luz que, en silencio, anhelan poseer… y que saben que jamás poseerán.

Para cuando ese ataque al alma venga en forma de promesas que nunca llegan, esta es vuestra canción.

http://www.goear.com/listen.php?v=a14a6d4

Estrella se pinta de blanco el pelo
Y dice que se siente vieja
Vuelve a cantar la canción
Que ella piensa que alguien le escribió
Finje que ignora el reloj
Ya son más de las nueve
y la mesa puesta
Llora un momento y la tele se rie de ella
Una vez le prometió:
“tú siempre serás mi estrella”

Estrella se inventa que vuelve a ser ella
Y luego siempre se despierta
Lleva ya casi ocho meses sin saber que es el amor
Se mira en ropa interior
Y pensándolo bien no se ve tan fea
Vuelve a ignorar el reloj cuando suena la puerta
Una vez le prometió:
“tú siempre serás mi estrella”
Y la estrella se apagó
Vuelve a iluminarte estrella

Escondida en un cajón
Estrella
O dentro de una botella
Estrella
Siempre la misma cancion,
llorando sin ton ni son
Vuelve a iluminarte estrella

Ya no es el que prometió:
“tú siempre serás mi estrella”
Y la estrella se apagó
Vuelve a iluminarte estrella

 

Deja un comentario

Archivado bajo Música y Vida

Diálogos_3

A: Pufff, es que tú eres muy valiente, es que si me pasara a mí lo que te ha pasado a tí, yo me hundiría. De verdad que te admiro, yo no podría soportarlo.

B: Eso mismo pensaba yo antes de que sucediera. Pensaba: “si las cosas cambiaran, si dejaran de ser como son ahora, no sé cómo lo encajaría”.

Pero así es la vida, de repente te encuentras en una situación que jamás te planteaste que podría llegar a tener lugar, te encuentras ante un problema en frente tuyo, y sólo tienes dos opciones. Y te aseguro que, cuando no tienes más remedio, sacas fuerzas de donde nunca imaginabas que podrías sacar, y sigues hacia adelante. Eso sí: con ayuda… siempre con ayuda.

 Así que… MUCHAS GRACIAS.

Deja un comentario

Archivado bajo Diálogos

Cada cosa en su momento…

Hace tiempo, escribía un post de esos de “amorcillo” en el que decía que el amor no es algo que deba buscarse, ni tampoco anhelar, porque esas “ansias” pueden llevarnos a precipitarnos, y a que nos equivoquemos en nuestra elección. Nos podemos equivocar de todas las maneras, y al final diremos eso, que “nos equivocamos”, pero podemos tener la certeza de que no fue por precipitarnos… sino porque, simplemente, no era el momento, pero estas son revelaciones de las que nos acabamos dando cuenta más tarde, porque no teníamos modo alguno de saber que iban a suceder así…

Un comienzo de post un tanto enrevesado, como yo misma, pero no, no se trata de un post de amor: este principio ha sido un claro ejemplo de una de tantas cosas sobre las que cabilo de vez en cuando. Se trata de esos momentos en que dices: ¿y si hubiese sucedido en otras circunstancias…habría funcionado?

Otro ejemplo… ¿qué haces cuando has de pedir perdón? Creo que hay un dicho que dice que “nunca es tarde para decir lo siento”, o algo así… Creo que es una de las pocas excepciones donde sí, existe el mejor momento para decirlo, donde quizá ello suponga un cambio en las circunstancias que rodean a las personas… Pero, por ejemplo, un perdón al cabo de semanas, meses, años… No soluciona nada. Sin embargo, todos lo sabemos, “sorry seems to be the hardest word”… un “lo siento” al cabo del tiempo no será la solución al problema… Sin embargo, creo que son dos simples palabras que, una vez pronunciadas, desde la sinceridad, pueden ser recordadas durante mucho tiempo (existen situaciones y situaciones… ¡no lo olvidemos! Pensemos, por ejemplo, temas cotidianos, entre amigos o parejas).

Hubo otro momento, por ejemplo, donde decidí dejar este blog en “ausente”, disponible para todo aquél a quien le apeteciera pasarse, o a quien pudiese ayudarle, pero dándome un respiro… Es otro momento que acabó, pues aquí me véis, después de unos cuantos meses, cuando me he dado cuenta que soy incapaz de abandonar este lugar :). Os voy a confesar una gran curiosidad: la gran mayoría de los que os pasáis por aquí, lo hacéis a través de la frase “y, de repente, apareces tú”… Lo cual me lleva a echar la vista al pasado, a recordar aquellos momentos, a pensar que, a pesar de lo que han cambiado las cosas relacionadas con aquel post (tristemente… sin “final feliz”), no olvido lo que sentía cuando lo escribí. De hecho, creo que es uno de los mejores posts de este blog, y me maravillo cuando sólo pensando en ese escrito (dejando de lado por un momento la rabia, impotencia, y mil sentimientos más en los que desembocó con el paso del tiempo…), me pregunto si él llegó a saber o a imaginarse alguna vez que era el protagonista…

Relacionado con estos primeros 4 años de carrera, he tenido muchos momentos. Como ya he dicho, será cuando acabe la carrera cuando un “magnífico” post saldrá a la luz (como todo el mundo dice, y con razón, “pasado mañana”), pero ello no me impide pensar, por ejemplo, que tuve mis momentos de cometer errores… y los “aproveché”, y he tenido momentos de no estar segura sobre mis capacidades… y los superé. Miles de momentos para ganar experiencia, y miles de momentos que no deben repetirse jamás. Como he dicho tantas veces: “si volviera a nacer, cometería los mismos errores… sólo que más deprisa”.

Y después de esta profunda reflexión, ha llegado un nuevo momento… el de ponerse a estudiar… cardiología. ¡Por cierto! Me resulta curioso que, después de haber visitado hoy a mi doctora, me haya revelado una de tantas “variantes de la normalidad” que todo el mundo tenemos, y que hasta ahora desconocía. Y me ha hecho gracia porque, después de todo lo sucedido, se trata, ni más ni menos, que…de mi corazón (quizá se trató de un nuevo momento, en el que me estaba pidiendo que le dé un respiro…).

1 comentario

Archivado bajo General

Alguna vez me han dicho…

… que seré una buena madre
… que seré una buena médico
… que soy especial
… que podré conseguir aquello que me proponga
… que han aprendido cosas buenas de mi
… que escucho
… que me he equivocado en muchas cosas, y con muchas personas
, pero que me ha servido para aprender
… que he elegido buenas cosas, y buenas personas, y desde hace mucho tiempo sigo adelante con todas ellas

Pero también… (y aunque en su día me hizo daño, ahora respondo yo):

que “nadie va a quererme tanto como X me quiso“: ja! Me quieren mucho más, y mucho mejor.
que no sirvo para estar en puertas de urgencias: algún día me veréis allí, y os demostraré que os equivocábais.
que no soy normal: y me alegro de ello, pues no soy una borrega como tú.
que “mis padres X”: soy lo que soy gracias a ellos, y me siento muy orgullosa de que así sea.
que soy tímida, callada y que no tengo nada que decir: ante los que sólo saben hablar de sí mism@s, no hay más remedio (y, además, se aprende más escuchando que hablando…)
que si no controlo las preocupaciones, no me dejarán ser feliz: tiene razón, y por eso estoy aprendiendo a controlarlas (con ayuda 🙂 ).
… y mucho más

… me han dicho tantas cosas… que acabo quedándome con las buenas, y con las malas, el tiempo SIEMPRE acaba dándome la razón.

Y a vosotros, ¿qué os han dicho?

11 comentarios

Archivado bajo Simplemente Yo

“Lo que tengo yo dentro”

Aunque hace relativamente poco que me recordaron la existencia de esta canción, y me dijeron que debía escucharla con atención, hoy me siento más inspirada con otra maravilla que hace poco que me ha enganchado: “Besaré el suelo”, de Luz Casal (después de los cambios que han hecho con lo de insertar enlaces de música, prefiero dejaros aquí la letra, y un enlace donde al pinchar váis directamente a Goear a la canción en cuestión…  http://www.goear.com/listen.php?v=c9eb502 ).

Cuanto más bella es la vida
más feroces sus zarpazos,
cuantos más frutos consigo
más cerca estoy de perder,
por una caricia tuya
toco el cielo con las manos
pero sé que si te marchas,
besaré el suelo otra vez.
Grita al mundo, rompe el aiere
hasta que muera tu voz,
que el amor es un misterio
y que importa sólo a dos,
correremos por las calles,
grataremos tu y yo
que el amor es un misterio
y que importa sólo a dos.
Yo no quiero cusar pena
sólo por mi condición
de mujer rota en esencia
y herida en el corazón
no habrá un hombre en este mundo
que me vuelva a hacer caer,
porque sé que si se marcha
besaré el suelo otra vez.
Cuando llegue el huracán,
que segruro ha de venir,
por marcharte de mis brazos,
por escaparte de mí
pensaré que fuimos grandes,
pensaré que fuimos dos,
tú en tu cuerpo, yo en el mío
y un sólo corazón.

Si bien me parece algo bastante raro el pensar en que puedo perder lo que tengo, al mismo tiempo pienso que se puede tachar de ser algo “normal” (todo lo “normal” que pueda ser dentro de la forma de ser de cada un@…) el pensar, a la vez que lo he conseguido, que no quiero quiero perderlo, y el hecho de sentir cierto “miedo”, un miedo por otra parte sin fundamento, cuando pienso en el maldito “y si…”.

Siempre he pensado que, de un modo u otro, todos tenemos lo que nos merecemos (vale, esto NO ES ASÍ, y por eso mismo he dicho “de un modo u otro”, pudiendo ser “recompensado” en varias esferas, como la sentimental, profesional, familiar, amistad, económica…). Lo he visto en muchas personas, y este año/curso lo estoy viviendo en carne propia.

Y así, después de la tempestad volvió a llegar la calma, y sabéis que después de muchos esfuerzos y padecimientos, pude decir que “lo conseguí”, y me siento en lo más alto. Y quiero seguir aquí arriba.

Y espero que pueda decir como en el famoso anuncio:

– Aprobados: litros de lágrimas.
– Amistades ganadas: kilómetros de paciencia.
– Levantarme: haber caído primero.
– Seguridad: gracias a tantas personas…
– La felicidad de estos días, que aún continúa… NO TIENE PRECIO (y que siga así…).

P.D: Lo sé, lo sé… mi enrevesado lenguaje denota una mente no muy despejada en este día (ni en toda esta semana…), y he vuelto a hacerlo, he vuelto a hacer un discurso super-generalizado que, como todos imaginaréis, tiene un motivo y una razón de ser… Bueno, tiempo al tiempo, os prometo que pronto entenderéis el por que :). Y también prometo que pronto, más posts, que esta semana me paseo por el Hospital General de Valencia, y esto da para hablar de Medicina, qué os parece? 😀

Y para resumir, que ya os veo perdidos, retomo mi pregunta, y espero respuestas! ¿Es normal tener miedo a perder aquello que más quieres?

Besotes!

4 comentarios

Archivado bajo General

“Por un mundo más Feliz!” (inspirado en “Chi”!)

Por un mundo más Feliz…

– No pienses en lo que no tienes, sino en lo que ya has conseguido por tí mism@.

-Si quieres de verdad a alguien… díselo. No hay nada peor que arrepentirte de algo que nunca llegaste a hacer.

– Todo en esta vida, menos la muerte, tiene solución.

– “Boys don´t cry”.

Nuevo curso, nuevas asignaturas, nuevas amistades y otras que se marchan… Una vez más, el tiempo acaba poniendo a cada uno en su lugar, y los grandes esfuerzos siempre acaban teniendo su merecido.

Nada como llegar a ese momento en que se da a conocer tu veredicto… y conseguir aquello que tanto habías esperado, y por lo que tanto habías luchado. Y nada como tener a toda tu gente alrededor, disfrutando de tu momento contigo.

Mil gracias a tod@s, porque tod@s estábais presentes en ese momento.

Y ahora… nuevos retos, nuevas ilusiones… Por los que seguir luchando, desde hoy mismo :).

He vuelto!!!

12 comentarios

Archivado bajo Simplemente Yo