Archivo de la etiqueta: exámenes

Resultado Final

Siento que es AHORA, cuando he sabido todos los resultados de los exámenes, cuando siento que he acabado este curso. Son días que han pasado mucho más livianos, en ningún momento se trataba de “prolongar la agonía”, ¡por favor! Pero sí que resultaban ser días donde había que estar un poco con la mosca tras la oreja, esperando recibir noticias y deseando que fueran buenas.

Y después de esperar, habiendo sabido hoy la última nota (quizá la “menos importante”, aunque las circunstancias del momento hicieron que me la tomara como algo muy personal, pero por si me quedaban dudas, un GRAN APROBADO me ha vuelto a recordar que muchas cosas han quedado en el pasado), no puedo evitar hacer balance y sentir que soy una campeona (y con todas sus letras!). Son pocos los momentos en que tenemos la oportunidad de sentirnos orgullosos de nosotr@s mismos, y éste es uno de ellos, así que pienso aprovecharlo hasta el máximo, esperando que se prolongue lo más que pueda…

Mientras tanto, seguiré como empecé esta mañana: acercándome a un tablón de notas, sonriendo, sin parar de sonreír, bajando al metro con ganas de bailar, caminando con ganas de bailar… viviendo con ganas de bailar.

¡¡Viva la Vida!!

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Sentimientos

Período de exámenes: examen 6

Examen: Psiquiatría

Día de hoy (post-examen): cuando una persona va a contracorriente al resto del mundo, lo “lógico” es pensar que, quizá, es esa persona la que ha escogido la dirección errónea; o bien puede pensar que el resto del mundo está equivocado y ellos no lo saben. Creo que han sido muchas las ocasiones en que he sido esa persona que ha ido a contracorriente: muchas ocasiones en las que era yo la que se equivocaba y, en contra de lo que muchos puedan pensar, también he sido yo muchas veces la que tenía el rumbo correcto, lidiando con las críticas de los demás.

Sea lo que sea lo que resulte en esta ocasión… por fín, último examen! Último examen que da paso a una de esas mejores sensaciones que he conocido desde que empecé esta carrera, y que es la sensación de poder decir “FÍN” y poder empezar a pensar en unas “merecidas” vacaciones.

Unas vacaciones que “pintan” similares a todos los veranos previos en esta carrera pero, sin embargo, las afronto con mucha más energía y optimismo que en otras ocasiones… con el firme propósito, esta vez sí, de pasar “limpia” este curso (limpia de expediente… porque de eso de “limpia de espíritu” cada uno sabemos cómo andamos, y he aprendido que nadie puede decirlo por nosotros) y sentir de nuevo que “vuelvo a empezar desde cero”.

Y otro de los sentimientos de los que he podido gozar hoy es, precisamente como dice el anuncio, de “tener memoria de pez”, de sentir que cada día es completamente distinto al anterior, que cada día empiezo desde cero, y cada día que pasa es otro día en el que, desde el primer momento de la mañana, tengo que poner las cosas en orden; cosas que, al día siguiente, volverán a estar igual de desordenadas que hoy.

Bueno, es uno de los sentimientos de los que he podido gozar hoy pero que, debido a la memoria de pez, llevo “gozando” ya un tiempo… Sólo que hoy nace en forma de palabras, y me permite decir una vez más eso de “lo conseguí”, pues no todos son capaces de hacerlo…

Y mi memoria de pez no da hoy para mucho más :). Se acabaron los exámenes, empieza el verano, y empiezan mis queridos lectores sus vacaciones. Si bien esta pequeña saltamontes también va a tomarse unas vacaciones, lo cierto es que el blog seguirá activo (como lo ha estado desde sus comienzos): eso sí, quizá con menos actividad. Pero, como dijo una vez un profesor acerca de esto de los blogs, “quien quiera tener un blog ha de tener, en primer lugar, algo que contar”, así que, después de haber constatado que podría ser perfectamente la siguiente en crear una exitosa trilogía (después de Stieg Larsson), he de deciros que, cuando haya algo que contar, será algo que saldrá a la luz. Así que, no dejéis de pasaros, pues el día menos esperado podréis encontrar nuevas noticias…

Yo como siempre, “volveré para visitarte, como todas las noches, antes de irme a dormir”…

¡Feliz Verano!

Deja un comentario

Archivado bajo Opiniones, Simplemente Yo

Período de exámenes: examen 5

Examen: urología

Día de hoy (día del examen): a pesar de que haya gente que quiera atribuirle causas concretas, lo cierto es que no puedo negar que me encuentro ante un curso “especial”, y tampoco puedo negar que me encuentro un tanto… perdida.

Hace ya un tiempo, comentaba con algunos de vosotros que cada curso iba sintiendo una sensación de cansancio progresivo, que ya empezaba a hacerse insoportable. Y se trata de un sentimiento que no desaparece y que, dependiendo del momento, a veces incluso cobra fuerza.

Quizá la raíz se encuentre en una “quemada” previa a entrar a la carrera… No lo voy a negar, no me faltan motivos. Pero lo cierto es que tampoco me faltan motivos en la carrera para querer y PODER hacer las cosas bien y, sin embargo, muchas veces me siento incapaz…

Sigo buscando qué es lo que necesito para recobrar fuerzas de una vez por todas. Lo sigo buscando… desde que todo esto empezó, y lo cierto es que se me acaba el tiempo, pues sólo me queda un año de lo que se dice “estudio” estricto, para tener otro año de (esperemos) un cierto “relax”, y después… ya se verá.

Demasiado tiempo queriendo hacerlo, demasiado quemazón… sólo me enseñan que “la vida es corta” y que, como ya he dicho en otra ocasión, siempre hay que ir (e iré) hacia adelante, pase lo que pase.

Deja un comentario

Archivado bajo Sentimientos, Simplemente Yo

Período de exámenes: examen 5

Examen: Oftalmología

Día de hoy (post examen): por fín, parece que después de tanto tiempo, puedo sentir eso de “¡qué gran examen!” (…independientemente de qué nota resulte, que ya sabemos que, en mí, la relación impresión-realidad va un poco a la inversa…). Por fín, un buen día, uno de esos sentimientos de satisfacción que se necesitan de vez en cuando… Un día completito… hasta el final.

Post examen ojos, fueron mis ojos los que, desde el autobús, contemplaron atónitos los restos de un accidente que acababa de tener lugar justo enfrente de mí. Un hombre yacía tumbado en el suelo, moviéndose, sangrando un poco por la espalda desgarrada. Todos mirando desde el autobús, pero todo controlado, pues la gente que estaba por el lugar acudió enseguida, si no a socorrer, porque nadie sabía muy bien qué hacer, al menos le hicieron saber al hombre que estaban con él, mientras llamaban a los servicios de emergencia.

Una vez visto que todo estaba controlado, el autobús prosiguió su camino. Pero mis ojos seguían atónitos; si bien aún no soy la persona más indicada para socorrer, mi instinto no hacía más que querer gritar que abrieran la puerta del autobús, salir corriendo y pararme junto al hombre, evitar que se moviera y, simplemente, hablar con él mientras llegaran los servicios de emergencia, intentar tranquilizarlo. 

Pero nada de eso sucedió, pues una ambulancia cercana había sido testigo del accidente, y los servicios de emergencia recibieron tres avisos del accidente que acababa de tener lugar. Todo estaba bajo control, así que el autobús prosiguió su marcha. Sin embargo, mi instinto seguía queriendo estar con aquél hombre…

Creo que una de las primeras cosas que aprendí en la carrera (y también a lo largo de la vida) es que, si no puedes ayudar, o si por querer ayudar vas a empeorar la situación, simplemente no hagas nada. Es un “miedo” que sigue estando presente. Pero también he aprendido (esta vez, no en la carrera, sino en el día a día) que ese instinto de querer ayudar a los demás no me faltará jamás. No obstante, soy consciente del cuidado que he de tener para que ese instinto no se vuelva en mi contra, pues en más de una ocación ha contribuido más a la “auto-destrucción” que a realizar una buena obra por los demás. 

Para acabar el día… “Ángeles y Demonios”. Genial película, genial Ewan McGregor, genial que ya estés aquí! :)… una gran forma de acabarlo, sin duda. Una vez más, nadie es quien parece ser, ni el ángel, ni el demonio. Una vez más, creíamos estar en lo cierto, y nos equivocamos… Pero, hoy por hoy, “soñar sigue siendo gratis”.

Y, para acabar, como dijo el profesor Langdon: “ingenua no, inocente…y eso no es ningún crimen”.

Ewan_McGregor

Deja un comentario

Archivado bajo Simplemente Yo

Período de exámenes: examen 4

Examen: Anatomía Patológica Especial.

Día de hoy: hoy recordaba más que nunca aquello que sentencié después de acabar los exámenes de primer curso de carrera (… los de Septiembre, claro): que jamás iba a dejar que me afectara tanto, que jamás iba a pasarlo tan mal. Y realmente así ha sucedido. Creo que no fue tanto por el hecho de “verbalizarlo” o de mentalizarme de ello, sino porque no podía ser de otra manera, porque si cada convocatoria de exámenes hubiese sido como aquélla, creo que hoy no sería la persona que soy.

Y lo recordaba porque últimamente pienso si cada examen supone un tributo a aquella sentencia, o si cada examen supone tomarme más “privilegios”… En fín, como dice cierta persona, “al final se verán los resultados”. Pero lo cierto es que, sean lo que sean esos resultados, también se cumple la máxima/mandamiento del principio… Lo cual, por un lado, me preocupa. Pero por otro, me alegra saber que sea lo que sea, y pase lo que pase, el fín siempre es el mismo: seguir hacia adelante. Y más aún después de superar mi gran momento: el paso del ecuador.

A ver qué tal se da el de mañana… Saludos!

1 comentario

Archivado bajo Simplemente Yo

Período de exámenes: Examen 3

Examen: Cardiología.

Día de hoy (post-examen): en fin, si en cada tanda de exámenes hay uno que tiene que salir mal, éste se lleva la palma… Pase lo que pase, no me llevaré ninguna sorpresa, voy preparada (más bien esperando) que llegue lo peor… Como se suele decir, “éste ya ha pasado, ahora hay que pensar en el siguiente” e intentar que salga mejor.

Poco más tengo que decir hoy. SalU2.

Deja un comentario

Archivado bajo Simplemente Yo

Cada cosa en su momento…

Hace tiempo, escribía un post de esos de “amorcillo” en el que decía que el amor no es algo que deba buscarse, ni tampoco anhelar, porque esas “ansias” pueden llevarnos a precipitarnos, y a que nos equivoquemos en nuestra elección. Nos podemos equivocar de todas las maneras, y al final diremos eso, que “nos equivocamos”, pero podemos tener la certeza de que no fue por precipitarnos… sino porque, simplemente, no era el momento, pero estas son revelaciones de las que nos acabamos dando cuenta más tarde, porque no teníamos modo alguno de saber que iban a suceder así…

Un comienzo de post un tanto enrevesado, como yo misma, pero no, no se trata de un post de amor: este principio ha sido un claro ejemplo de una de tantas cosas sobre las que cabilo de vez en cuando. Se trata de esos momentos en que dices: ¿y si hubiese sucedido en otras circunstancias…habría funcionado?

Otro ejemplo… ¿qué haces cuando has de pedir perdón? Creo que hay un dicho que dice que “nunca es tarde para decir lo siento”, o algo así… Creo que es una de las pocas excepciones donde sí, existe el mejor momento para decirlo, donde quizá ello suponga un cambio en las circunstancias que rodean a las personas… Pero, por ejemplo, un perdón al cabo de semanas, meses, años… No soluciona nada. Sin embargo, todos lo sabemos, “sorry seems to be the hardest word”… un “lo siento” al cabo del tiempo no será la solución al problema… Sin embargo, creo que son dos simples palabras que, una vez pronunciadas, desde la sinceridad, pueden ser recordadas durante mucho tiempo (existen situaciones y situaciones… ¡no lo olvidemos! Pensemos, por ejemplo, temas cotidianos, entre amigos o parejas).

Hubo otro momento, por ejemplo, donde decidí dejar este blog en “ausente”, disponible para todo aquél a quien le apeteciera pasarse, o a quien pudiese ayudarle, pero dándome un respiro… Es otro momento que acabó, pues aquí me véis, después de unos cuantos meses, cuando me he dado cuenta que soy incapaz de abandonar este lugar :). Os voy a confesar una gran curiosidad: la gran mayoría de los que os pasáis por aquí, lo hacéis a través de la frase “y, de repente, apareces tú”… Lo cual me lleva a echar la vista al pasado, a recordar aquellos momentos, a pensar que, a pesar de lo que han cambiado las cosas relacionadas con aquel post (tristemente… sin “final feliz”), no olvido lo que sentía cuando lo escribí. De hecho, creo que es uno de los mejores posts de este blog, y me maravillo cuando sólo pensando en ese escrito (dejando de lado por un momento la rabia, impotencia, y mil sentimientos más en los que desembocó con el paso del tiempo…), me pregunto si él llegó a saber o a imaginarse alguna vez que era el protagonista…

Relacionado con estos primeros 4 años de carrera, he tenido muchos momentos. Como ya he dicho, será cuando acabe la carrera cuando un “magnífico” post saldrá a la luz (como todo el mundo dice, y con razón, “pasado mañana”), pero ello no me impide pensar, por ejemplo, que tuve mis momentos de cometer errores… y los “aproveché”, y he tenido momentos de no estar segura sobre mis capacidades… y los superé. Miles de momentos para ganar experiencia, y miles de momentos que no deben repetirse jamás. Como he dicho tantas veces: “si volviera a nacer, cometería los mismos errores… sólo que más deprisa”.

Y después de esta profunda reflexión, ha llegado un nuevo momento… el de ponerse a estudiar… cardiología. ¡Por cierto! Me resulta curioso que, después de haber visitado hoy a mi doctora, me haya revelado una de tantas “variantes de la normalidad” que todo el mundo tenemos, y que hasta ahora desconocía. Y me ha hecho gracia porque, después de todo lo sucedido, se trata, ni más ni menos, que…de mi corazón (quizá se trató de un nuevo momento, en el que me estaba pidiendo que le dé un respiro…).

1 comentario

Archivado bajo General