Archivo de la etiqueta: vida

Busco…

 

… ante todo, una BUENA PERSONA. Creo que, hasta ahora, pensaba que una primera prioridad debía ser la inteligencia, siendo muy ingénua dando por sentado que alguien inteligente cumpliría la cualidad más importante.

… alguien que sepa ENTENDERME, sobretodo entender la clase de persona que pretendo ser en el futuro. Entender el hecho de que pase la mayor parte del tiempo en una biblioteca, en una clase, en una universidad… Y, sobretodo, entender que existan muchas ocasiones donde no sea capaz de recordar por qué tomé esta decisión.

… la TRANQUILIDAD, el no sentirme constantemente controlada. Quizá se trata de un modo que creen tener los demás de protegerme, cuando no saben que a más control, más ganas me dan de huir y mantenerme escondida en la oscuridad.

… miradas que transmitan SINCERIDAD. Otra cosa que he aprendido a lo largo de los años, y de la experiencia, es que puedo fiarme de las primeras impresiones acerca de la forma de mirar que tienen las personas. Hay quien “mira mal” a la gente, y no puede evitarlo, no sabe mirar de otra manera, precisamente porque no sabe VER a los demás de otra manera. Tristamente, ante este tipo de “miradas” no existe solución.

… la eterna RESPUESTA a la eterna pregunta…¿quién soy?

… quien sea capaz de CONFIAR en mí cuando yo misma no sea capaz de hacerlo.

… reponerme de una QUEMAZÓN que llevo arrastrando (y agravando) durante años.

… MUCHAS COSAS MÁS que ni sospecho ni soy capaz de explicar.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Simplemente Yo

“La chica que soñaba con una historia que poder contar”

Ella siempre había sido una chica corriente, de esas “del montón”, de esas que no destacaba por nada en particular (al menos, nunca nadie le había hecho saber que podía destacar en algo… o en todo lo que ella quisiera).  No tenía muchos amigos, al contrario que esas personas que sí destacaban en algo, que conocían a todo aquél que se cruzaban con ell@s en el colegio, pero tampoco le importaba, pues los pocos amig@s que tenía eran de esos amigos de verdad que puedes contar con los dedos de una mano: no le hacía falta más.

A pesar de haber sentido cosas inexplicables hacia algunos de sus compañeros, lo cierto es que nunca había experimentado nada más allá de esos repentinos escalofríos que ellos le hacían sentir cuando se le acercaban para interesarse por ella, usualmente por un nuevo videojuego que había adquirido recientemente, o bien por los deberes de la escuela que ellos no habían sido capaces (o no les había dado la gana) de finalizar para el día indicado.

Pero no le importaba, pues a pesar de que ella no lo sabía, aquellos sentimientos eran lo único capaz de alimentar su alma, a lo largo de aquellos interminables días donde no sabía muy bien cuál era el fín que debía perseguir en la vida. Cada día era un nuevo día donde tocaba ir a la escuela, aprender, volver a casa y realizar los deberes correspondientes. Sin embargo, ella siempre tuvo un pálpito en su corazón que le decía que la vida no consistía únicamente en respirar, que debía existir algo más detrás… que todavía no había sido capaz de descifrar.

Otra de tantas cosas que no sabía ella era que aquellos días acabarían por ser años sin sentido: años que pasaron en los que algunas cosas cambiaron: los novios, las amistades, las metas, los errores… Sin darse cuenta, el paso de los años trajo consigo cientos de pequeñas historias que contar, que le hicieron creer por fín que su vida tenía un sentido, aunque fuera únicamente un fin tan simple como el de aprender de los errores para ser el día de mañana mejor persona.

Pero al mismo tiempo, el paso de los años le trajeron nuevas incógnitas, que iban creciendo en complejidad a medida que ella crecía y maduraba en medio de un medio y unas circunstancias que le resultaban permanentemente hostiles. Llegó un momento en el que el conseguir sus propósitos dejó de ser suficiente para ella: echaba la vista atrás, y los días de relaciones complicadas, maltratos (físicos y psicológicos) en la escuela, amig@s inseparables, problemas con la familia, logros, frustaciones, etc. dejaban de tener sentido en la complejidad de su mente… y en la complejidad en que se había convertido su vida. Llego el día en que no sabía qué más podía hacer para simplemente dejar de sufrir.

Así que ella acabó de mil formas posibles: en ocasiones, abandonándose a su suerte, consumiendo su propio cuerpo cuando su alma quedó vacía por completo, acabando por ser casi un muerto en vida. En otras ocasiones acababa en el suicidio, pues la balanza se inclinaba de este lado cuando sopesaba los pros y los contras de seguir respirando. Otras veces acababa involucrándose en líos relacionados con drogas y prostitución, que le llevaban a un nuevo modo de vida: luchar cada día por su propia supervivencia. Acabó de mil formas posibles, que le llevaron inevitablemente a una sola dirección.

… Son muchas las veces en que me he preguntado cuáles son las razones que pueden llevar a una persona a hacer tales locuras.  Son muchas las veces en que me he cansado de pensar en qué consiste la ayuda en casos así. Y también son muchas las veces en que he pensado cómo se puede prevenir.

¿Cómo se puede curar la falta de ganas de vivir?

2 comentarios

Archivado bajo Relatos

¿”Carpe Diem”?

“Carpe Diem” que, como muchos sabréis, significa “vive el momento”. Antes de empezar, os muestro un pequeño fragmento que ofrece la wikipedia al respecto:

“Este tópico respecto a las diferentes épocas literarias ha ido variando en la forma de entenderlo. Durante el periodo de la Edad Media era entendido como: “vive el momento porque vas a morir pronto”. Posteriormente durante el Renacimiento, los ideales de belleza y perfección hicieron entenderlo de la siguiente forma: “vive el momento porque vas a envejecer pronto”. Finalmente en la epoca Barroca este tema se volvió a interpretar de la misma forma que en la Edad Media, pero con bastante más intensidad en cuanto a la muerte. También es el ultimo momento cuerdo que se tiene cuando se va a morir.

Así puede representar síntomas de irresponsabilidad así como falta de consciencia en el ser. Pero también la actitud de vivir intensamente cada instante, de afrontar la vida con optimismo y alegría“.

“Carpe Diem” porque hoy pensaba que… ¡es imposible vivir el presente, sin pensar, aunque sea un poco, en el futuro! Bien, se trata de una expresión que en mi opinión se usa en el ámbito coloquial en determinadas situaciones. Por ejemplo, si un@ amig@ se está “rallando” mucho por un determinado tema, si un ser querido se ensimisma por la razón que sea, ante esos inevitables “la vida es una mierda” que se nos escapa a todo el mundo de vez en cuando… Sí, en efecto, que “la vida son dos días” y no podemos darnos el privilegio de mirar hacia atrás en un determinado momento y sentir que hemos “malgastado” una gran parte de ella. Quizá el “carpe diem” sirve para esos momentos, para no ahogarnos en un vaso de agua, para recordarnos que, como he leído en alguna parte, “la vida está para ser feliz” y ser mejor cada día” (una carrera, una amistad, una buena obra, una pareja, una decisión, una despedida…). Y, todo hay que decirlo, aunque suele decirse en momentos difíciles, sí que es verdad que son momentos en los que se agradece que esta gran expresión sea recordada.

Pero, fuera de esas situaciones, ¿qué nos enseña el “carpe diem”? ?Un día cualquiera, un momento cualquiera? Un día como hoy, por ejemplo, un día más de pasar la mayor parte del tiempo encerrada en la habitación, estudiando para el próximo examen. Si empezara a pensar como lo hacían en la Edad Media, o como lo hacían en el barroco, y fuese a morir pronto, ciertamente me levantaría de la silla, saldría de casa, y me plantaría en la calle con destino…

Pero creo que pocos pensarán así, y creo que muchos se habrán sentido identificados con la última afirmación al respecto que ofrecía la wikipedia: la de “afrontar la vida con optimismo y alegría”. Así pues, “Carpe Diem” significaría en estos momentos el “disfrute del estudio” y el “optimismo” de que el próximo examen puede sacarse adelante.

… Pero aquí empieza mi particular reflexión acerca del “Carpe Diem”: creo que pocos, o creo que nadie, puede expresar este “grito a la libertad” si no existen razones para ello. Y hay que decir que, tristemente, existen muchas personas así. No se le puede recordar el “Carpe Diem” a quien no tiene unos “cimientos” en esta vida, pienso que es imposible vivir el presente sin pensar en el futuro… Pero un futuro que cada uno de nosotros hemos elegido, y por el que hemos decidido luchar.

Volviendo al simple ejemplo de un “Carpe Diem” mientras se está estudiando… Sí, es difícil, pero es posible, ¿sabéis por qué? Porque estoy estudiando lo que yo decidí estudiar, y lo hice porque me permitirá ser en el futuro la persona que quiero llegar a ser.

Lo siento, no soy capaz de pensar en el “Carpe Diem” sin tener en cuenta ese futuro, sin tener en cuenta mis metas… pero me ayuda porque me recuerda que cada día es una nueva “oportunidad” de llegar a ese futuro… que cada día se puede ser mejor (sin olvidar, como he dicho antes, que “la vida está para ser felíz”). Pero, ante todo, me ayuda… porque yo dejo que así sea.

“Carpe Diem”… a estudiar!

1 comentario

Archivado bajo Opiniones

Frases…

Hace poco hablaba con una amiga y le comentaba una frase que alguien me dijo en referencia a cierto colectivo de gente, o cierta forma de vida, como cada cual lo quiera ver. La frase en cuestión decía: “es como vivir en una jaula de oro”.

Y yo le decía a mi amiga: “imagínate un pájaro: puedes hacer que viva en una jaula enorme, pero fíjate que,  a pesar de todo, se trata de una jaula, y basta que a un pájaro le pongas una jaula para que quiera escaparse. ¿Acaso no es mejor dejarlo en libertad, proporcionándole tú el mejor nido posible, para que viva ahí y jamás quiera abandonarlo?”.

Efectivamente… pequeña saltamontes.

1 comentario

Archivado bajo Opiniones, Simplemente Yo